Abono orgánico

Los abonos orgánicos son sustancias fertilizantes procedentes de residuos humanos, animales o vegetales que aportan a las plantas elementos nutrientes indispensables para su desarrollo mejorando la fertilidad del suelo.

Ventajas:

  • Se obtiene más rápidamente un compost descompuesto.
  • Constituye una fuente de nutrientes para las plantas, que son liberados gradualmente al mineralizarse los abonos orgánicos en el suelo.
  • Aumenta el contenido de materia orgánica del suelo con los beneficios de mejora de la retención del agua, mejor maniobrabilidad del suelo, aumentando de este modo su capacidad de absorber elementos nutritivos, y aumento de la resistencia frente a la erosión.
  • Representa una alternativa más económica que el uso de abonos químicos.
  • Mejoran la composición química y bioquímica del suelo.

Constituyen abono orgánico, entre otras sustancias, los excrementos de animales (estiércol y orines), el compost, que es el resultado de la fermentación de materia vegetal (paja, hojas secas, restos de poda, etc.) o de basura orgánica (desperdicios de la cocina, etc.) por la acción de bacterias y hongos; las cenizas (de leña, restos vegetales, etc.); la turba (que es un carbón formado por la descomposición de restos vegetales); los extractos húmicos (que proceden de la descomposición de restos vegetales y animales, y forman parte del suelo).